Sección para PRO

BENEFICIOS EXCEPCIONALES para los PROFESIONALES

Usted es:

GARAJERO, REVENDEDOR, MECANISTA, COMPRA Y VENTA de vehículos, GESTOR DE FLOTA, TAXI, GROSISTA

Comprar catalizadores usados: factores a tener en cuenta y riesgos asociados

Comprar catalizadores usados: factores a tener en cuenta y riesgos asociados

Desde hace algunos años, asistimos a un aumento del precio de las piezas de automóvil. Esto supone una pesada carga para el bolsillo de los automovilistas. Cuando se estropea el catalizador de un coche, hay que sustituirlo lo antes posible para evitar problemas mecánicos más graves. Puede resultar tentador optar por un modelo de segunda mano. Al fin y al cabo, un catalizador tiene una vida útil bastante larga. Pero, ¿es realmente una buena idea? Tenemos una opinión muy clara al respecto..

Un catalizador de segunda mano: ¿una buena idea?

Básicamente, la vida útil de un catalizador de coche es bastante considerable. Puede acercarse a los 150.000 kilómetros y, a veces, incluso mucho más. Cuanto más a menudo se conduce un coche y más largos son los trayectos, mayor es la vida útil del catalizador. Por eso puede resultar tentador comprar un modelo de segunda mano, para ahorrar dinero.

Cada año se desguazan un buen número de coches, a menudo porque el motor no funciona, la carrocería está demasiado dañada o los costes de reparación son demasiado elevados... Rara vez porque el catalizador se ha deteriorado.

Aunque la tentación es fuerte y el ahorro real, no es realmente aconsejable elegir un catalizador de segunda mano para tu coche. Los riesgos son considerables y, sobre todo, corres el riesgo de perder rápidamente eficacia y, a veces, incluso de dañar en mayor o menor medida el motor de tu coche.

¿Cómo puede estar seguro de que un catalizador está en buen estado?

Por desgracia, es muy difícil saber el estado real de un catalizador. Cuando eliges un modelo de segunda mano, no puedes estar seguro de cuánto durará.

Con el paso de los kilómetros, el catalizador pierde eficacia. Realiza menos transformaciones químicas, pero sigue permitiendo que los gases de escape circulen más o menos libremente. Y como el catalizador es un cilindro de acero, no se puede abrir para comprobar su estructura interna.

Elegir un modelo de segunda mano significa, por tanto, que no puedes calcular cuántos años le quedan de vida. Por lo tanto, su equipo podría morir al día siguiente... ¡o diez años más tarde!

El catalizador también tiene una serie de componentes periféricos que influyen mucho en su eficacia. Es el caso, en particular, de las sondas Lambda.

Éstas se utilizan para realizar mediciones. Si se alteran, el motor puede funcionar demasiado pobre o demasiado rico, lo que podría causar daños prematuros en el catalizador. Como puede ver, elegir un catalizador de segunda mano no es tarea fácil.

¿Es fácil sustituir un catalizador?

Sustituir un catalizador de coche no es una tarea muy complicada, pero hay que ser meticuloso y contar con el equipo adecuado para realizar la operación con seguridad . De hecho,hemos elaborado una guía en la que se detallan, uno a uno, los pasos necesarios para instalar un nuevo catalizador en un coche. Antes de dar el paso, es imprescindible que te familiarices con el procedimiento para poder anticiparte a cualquier dificultad que pueda surgir. Ahora más que nunca, debes velar por tu propia seguridad, ya que un catalizador es una pieza bastante pesada y debes ser capaz de manipularla sin correr riesgos.

¿Qué debe comprobar?

Antes de comprar un catalizador de segunda mano, debes asegurarte de que es perfectamente compatible con tu coche. Debe haber sido montado en el mismo modelo, con el mismo motor. También es aconsejable obtener toda la información posible sobre el vehículo del que se ha extraído el catalizador.

Lo ideal es conocer el tipo de trayecto realizado y, sobre todo, cuándo se instaló el catalizador. ¿Es equipo original o ha sido sustituido? En este último caso, es preferible disponer de la factura para estar seguros de la calidad.

Del mismo modo, conocer el kilometraje real del catalizador de segunda mano puede ayudar a determinar su vida útil restante. En la práctica, un catalizador suele durar entre 120 y 150.000 kilómetros. Pero esta cifra puede ser muy inferior en el caso de un vehículo que se utilice principalmente en ciudad.

Cuidado con la contaminación..

Antes de comprar un catalizador de segunda mano, hay que tener en cuenta el problema de la contaminación. Como recordatorio, el objetivo de un catalizador es neutralizar algunos de los contaminantes que salen del motor. Mediante reacciones químicas, transforma ciertas moléculas tóxicas en dióxido de carbono y agua.

Cansado, este dispositivo anticontaminación pierde eficacia y deja pasar más contaminantes. La consecuencia directa es un aumento de la contaminación.

Es posible que su motor no respire tan bien, lo que podría provocar un aumento del consumo de combustible y una reducción del rendimiento. Peor aún, en la próxima inspección técnica, el riesgo de superar los límites de contaminación es aún mayor.

Es imposible evaluar el estado del equipo. Un catalizador de segunda mano no suele tener garantía. Los dispositivos anticontaminación son específicos de cada vehículo y no pueden sustituirse fácilmente por otros.

El robo de catalizadores , que desgraciadamente sigue estando bastante extendido, no tiene como objetivo equipar los coches... sino recuperar los pocos gramos de metal precioso presentes en la estructura interna.

¡Los catalizadores no siempre están en las mejores condiciones!

En segundo lugar, según diversos estudios, los automovilistas suelen conducir relativamente poco al año, alrededor de 12.000 a 13.000 kilómetros de media. Por supuesto, hay una gran diferencia entre los que conducen muy poco y los que conducen mucho... Estos trayectos suelen ser bastante cortos, lo que desgasta prematuramente el catalizador. Por eso, no es muy recomendable comprar un coche de segunda mano.

Además, el precio de compra es ciertamente inferior... Pero tendrás que desmontar y montar tu catalizador, así como comprar nuevas sondas lambda, un filtro de aire y bujías. Al final, el ahorro es bastante pequeño comparado con un equipo nuevo, que durará mucho más.

Contrariamente a la creencia popular, los catalizadores más caros no siempre son los mejores. Muchos de los grandes nombres ofrecen equipos fabricados a precios de saldo, utilizando materiales de baja calidad.

Conclusión

Como era de esperar, no es aconsejable instalar un catalizador de segunda mano en su coche. Aunque es posible que ahorres dinero en el momento de la compra, tendrás que sustituir algunos componentes periféricos, como las sondas lambda. Pero, sobre todo, no tendrás ninguna seguridad sobre el estado real de salud del catalizador. Si tienes suerte, comprarás un equipo perfectamente sano... Pero en la mayoría de los casos, los catalizadores de segunda mano ya están muy cansados, sobre todo si se montaron en un vehículo que circula principalmente por ciudad. Como consecuencia, corre el riesgo de tener que sustituir el equipo antes de tiempo. Peor aún, la contaminación emitida por su coche podría ser importante cuando el motor se acostumbre a este dispositivo anticontaminación, ¡que ya tiene unos cuantos años!

Fuentes de las imágenes:
Karolina Osinska / Autor: Pressmaster / Número de licencia: PZNETKD6B9 - elements.envato.com

Posteado el 24/01/2024 por 2024 0 483

Deje un comentarioDeje una respuesta

Categorías del blog

Últimos comentarios

Busqueda del blog