Sección para PRO

BENEFICIOS EXCEPCIONALES para los PROFESIONALES

Usted es:

GARAJERO, REVENDEDOR, MECANISTA, COMPRA Y VENTA de vehículos, GESTOR DE FLOTA, TAXI, GROSISTA

Evolución de los sistemas de escape: comparación entre coches de combustión y eléctricos

Evolución de los sistemas de escape: comparación entre coches de combustión y eléctricos

Los coches eléctricos desempeñan un papel cada vez más importante en el parque automovilístico francés. Aportan una serie de innovaciones importantes. Por otra parte, asistimos a una profunda renovación mecánica, ya que los coches de combustión y los eléctricos funcionan de manera muy diferente. Por ello, a continuación le presentamos algunas cosas que debe saber sobre los sistemas de escape. Como verá, el sistema de escape ya no es simplemente un medio para transportar los gases de escape de la parte delantera a la trasera de un vehículo. Ahora se ha convertido en un componente mecánico en sí mismo, que alberga una serie de componentes.

  1. Térmico/eléctrico: dos funciones muy diferentes

Ante todo, es importante comprender la diferencia entre un coche con motor de combustión interna y uno con motor eléctrico.

En el caso de los motores de combustión, la energía se produce mediante energía térmica. Normalmente, se inyecta gasolina sin plomo o gasóleo, junto con una mezcla de aire, para poner en marcha el motor. La energía liberada se utiliza para mover las ruedas motrices del vehículo. Como resultado, se emiten una serie de contaminantes. Se trata de gases que pueden contener óxidos de nitrógeno o monóxido de carbono, que se liberan a través del sistema de escape. Desde principios de los años 90, se ha ido tomando conciencia de la contaminación que generan los coches con motor de combustión. Desde entonces, se han ideado diversos dispositivos para transformar químicamente los contaminantes en agua y dióxido de carbono (CO2), como los filtros de partículas y los catalizadores. También se ha reducido la contaminación reduciendo el tamaño de los motores con turbocompresores.

En el caso de los coches eléctricos, la energía del motor se extrae directamente de la batería. No hay emisiones tóxicas de ningún tipo. Sin embargo, estos coches no son totalmente neutros para el planeta. De hecho, el proceso de fabricación es muy contaminante. Para empezar, está la batería, a menudo de iones de litio, que requiere extraer y transportar el litio, lo que genera una contaminación importante. Luego está el problema del reciclado de la batería y de la producción de electricidad. En Francia, la energía se genera principalmente a partir de fuentes renovables, con una proporción significativa de energía nuclear. Esto contribuye a reducir la huella de carbono, a diferencia de otros países donde a veces siguen funcionando centrales térmicas de carbón.

Por tanto, los coches eléctricos y los de combustión funcionan de manera diferente. Del mismo modo, la contaminación que generan no es la misma. Los coches con motor de gasolina o diésel contaminan principalmente cuando circulan, mientras que los eléctricos lo hacen principalmente cuando se fabrican y reciclan.

  1. ¿Los coches eléctricos tienen tubo de escape?

Los motores de los coches eléctricos no emiten contaminantes. Por lo tanto, no es necesario un sistema de escape, ya que no hay que evacuar gases. Por eso, los coches eléctricos tampoco tienen tubo de escape. Sin embargo, los modelos más potentes y deportivos cuentan a veces con un difusor en la parte trasera. Se trata de un elemento que se sitúa en la parte inferior del parachoques trasero. La finalidad de este elemento es permitir la circulación de los flujos de aire, con fines aerodinámicos. Contrariamente a los frecuentes rumores sobre este tema, el difusor no es exclusivo de los coches de combustión.

El propio diseño de los coches eléctricos hace que no emitan contaminación al circular. Por eso, las grandes ciudades están introduciendo gradualmente restricciones a los coches con motor de combustión, en favor de los modelos eléctricos. Estos últimos no emiten dióxido de carbono, lo que tiene un impacto imparable en la contaminación. Con el tiempo, la autonomía de los coches eléctricos ha aumentado considerablemente.

  1. Prestaciones: ¿quién gana?

Los fabricantes de automóviles suelen promocionar los coches eléctricos. A veces son incluso el escaparate tecnológico de la marca y una demostración de su saber hacer. Para completar el cuadro, la potencia inyectada es a veces muy elevada, gracias al uso de un motor eléctrico de gran potencia. A veces, se utilizan varios motores. En el caso del Tesla Model S Plaid, por ejemplo, hay nada menos que tres motores diferentes, que entregan 1.020 CV a las cuatro ruedas.

Para la misma cantidad de potencia, un coche eléctrico será inevitablemente más pesado, debido a la masa de la batería. Sin embargo, las prestaciones suelen ser mejores. Los coches eléctricos, a diferencia de los motores de combustión interna, entregan un par inmediato sin pérdida de potencia. En las curvas, la instalación de la batería eléctrica bajo el piso baja el centro de gravedad. Esto mejora considerablemente la velocidad en las curvas. Los coches eléctricos pueden ser deportivos. De hecho, cada vez lo son más con el auge de modelos dinámicos como el Abarth 500e o el Cupra Born.

  1. Contaminación: ¿por qué los coches eléctricos están tomando la delantera?

La huella de carbono de los coches eléctricos no es del todo neutra. La fabricación y el reciclaje de la batería emiten mucho dióxido de carbono. Durante su vida útil, el coche eléctrico compensará esta huella de carbono. Las baterías tienen una garantía de 8 años o 160.000 kilómetros. La duración real de la batería depende del uso que se haga del vehículo. Algunos modelos pueden tener una batería que dura más de 10 años. La contaminación real de un coche eléctrico depende, por tanto, de una serie de parámetros.

A lo largo de los años, los fabricantes de automóviles han intentado reducir la huella de carbono de los coches eléctricos. Se prueban nuevas químicas de baterías y se lanzan en serie. En el caso del grupo Stellantis, el nuevo motor eléctrico de 156 CV utiliza una tecnología de baterías compuesta principalmente de níquel. De este modo se evitan las limitaciones del ión-litio y, en particular, la escasez que se pone regularmente de manifiesto. El tema de la contaminación de los coches es, por tanto, vasto y complejo. Aunque los coches eléctricos se ven a menudo como la solución del futuro, no están exentos de críticas. Sobre todo, los coches actuales de combustión interna e híbridos son menos contaminantes que nunca. Los motores, los catalizadores y los filtros de partículas desempeñan un papel importante en este enfoque más respetuoso con el medio ambiente.

  1. Datos clave

Los coches térmicos y eléctricos tienen tanto en común como diferencias La tecnología utilizada se está poniendo a punto y desempeñará un papel fundamental en el futuro de la movilidad sostenible. Los principales retos serán reducir aún más el impacto generado por la fabricación y el reciclado de las baterías, así como la propia producción de electricidad. En cuanto a los sistemas de escape de los motores de combustiónEuro 7 impondrá nuevas normas que tendrán un impacto aún mayor en las emisiones contaminantes. De aquí a su introducción, tanto los fabricantes de automóviles como los de equipos tendrán que superar una serie de retos. El resultado será una reducción de las emisiones contaminantes. Por todo ello, la prohibición de vender coches con motor de combustión interna sigue sobre la mesa, y debería entrar en vigor en 2035. Continuará..

Fuentes de las imágenes:
Karolina Osinska / Autor: RossHelen / Identificador de licencia: JASKY92ZWN - elements.envato.com

Posteado el 27/07/2023 por 2023 0 342

Deje un comentarioDeje una respuesta

Categorías del blog

Últimos comentarios

Busqueda del blog