Sección para PRO

BENEFICIOS EXCEPCIONALES para los PROFESIONALES

Usted es:

GARAJERO, REVENDEDOR, MECANISTA, COMPRA Y VENTA de vehículos, GESTOR DE FLOTA, TAXI, GROSISTA

FAP y Catalizador: cómo evitar problemas mediante el mantenimiento preventivo

FAP y Catalizador: cómo evitar problemas mediante el mantenimiento preventivo

Nuestros coches contaminan cada vez menos, y eso es bueno para el planeta. Pero hay una cara de la moneda algo menos agradable: aumenta el riesgo de averías.

Sí, los coches modernos llevan equipos para reducir la contaminación. Los filtros de partículas recuperan los contaminantes y luego los queman. Los catalizadores utilizan transformaciones químicas para neutralizar los contaminantes más nocivos en dióxido de carbono. Para evitar las averías, hay formas sencillas de garantizar el buen funcionamiento de tu coche a largo plazo.

Una regla general: ¡conduce!

Para evitar problemas con el filtro de partículas y la obstrucción del catalizador, es fundamental conducir con regularidad. El filtro de partículas debe regenerarse con regularidad para eliminar las partículas contaminantes y evitar que se obstruya. Sin esto, las partículas se aglutinarán hasta obstruirse por completo. Si esto ocurre, el motor se irá ahogando poco a poco y, de paso, acabará con el catalizador

Para entender la importancia de conducir con regularidad y en distancias suficientemente largas, debe comprender cómo funciona un filtro de partículas. Para llevar a cabo un ciclo de regeneración (que destruirá las partículas), debe alcanzarse una determinada temperatura en el conducto de escape. La mayor parte de este calor procede del motor. Para proporcionarla de forma óptima, es necesario realizar un trayecto por carretera suficientemente largo, de unos 30 minutos, al menos una vez al mes... ¡Y conducir a un determinado régimen del motor!

La regeneración activa también puede realizarse en un centro de automoción, pero puede suponer un coste adicional. Los motores diésel HDI de Peugeot, Citroën y DS Automobiles utilizan la cerina, un aditivo que reduce en un buen centenar de grados la temperatura a la que se queman las partículas. Sin embargo, es importante recordar que estos dispositivos anticontaminación obligan a conducir bastante tiempo... Por eso es muy desaconsejable que los habitantes de las ciudades elijan un coche diésel.

Los motores de gasolina modernos también utilizan un sistema de filtro de partículas, conocido como GPF. Pero éstos no se obstruyen. Por tanto, un coche con motor de gasolina puede afrontar mucho mejor los trayectos urbanos cortos. Como ves, conducir es la mejor terapia para evitar problemas con el catalizador o el filtro de partículas.

Vigila la salud de tu coche

Es importante que mantengas tu coche en buen estado. Esto significa, por supuesto, una revisión anual, que incluya cambios de aceite y un chequeo general.

También debe estar atento a ciertos síntomas que podrían indicar el comienzo de un problema con el filtro de partículas y/o el catalizador. Por ejemplo, que el coche se cale con más frecuencia, que pierda potencia, que emita ruidos anormales o que aumente el consumo de combustible.

Como nuestros coches son cada vez más avanzados tecnológicamente, también puede ser el fallo de un sensor el que tenga consecuencias más graves a medio y largo plazo. Por ejemplo, una sonda Lambda desgastada debe sustituirse rápidamente.

Si mantienes tu coche en buen estado, puedes reducir en gran medida el riesgo de averías. Mejor aún, puedes anticiparte a una posible avería.

Otra pista valiosa es estudiar los informes de inspección técnica, en particular las mediciones de contaminación. Si observas que los valores límite se acercan, es buena idea hacer revisar tu coche.

Si realiza estas comprobaciones con antelación, podrá detectar rápidamente cualquier problema que pueda agravarse con el tiempo. Mejor aún, puede evitar tener que sustituir un dispositivo anticontaminación como el catalizador o incluso el filtro de partículas.

Limpiar el FAP y el catalizador

También es posible limpiar el FAP mediante regeneración forzada. Se puede realizar en el concesionario de la marca. Por supuesto, se trata de una solución temporal, destinada a eliminar las partículas contaminantes no quemadas. Conviene acostumbrarse a hacer viajes más largos, para que los ciclos se activen de forma natural cuando el coche esté suficientemente caliente.

Cuando se trata de catalizadores, la solución ideal es desmontarlos, pero se trata de una operación tediosa y restrictiva que requiere equipo y experiencia. Tanto para un FAP como para un catalizador, la solución más sencilla sigue siendo utilizar aditivos. Existen multitud de ellos en el mercado, todos los cuales contribuyen a prolongar la vida útil de la FAP.

Estos aditivos se añaden al mismo tiempo que se llena el depósito de combustible. Esto puede tener un impacto positivo temporal... Pero recuerde que el mejor remedio es conducir en carretera el tiempo suficiente, manteniendo un régimen del motor de al menos 3.000 rpm.

Saber analizar los síntomas "preocupantes

Sin embargo, conviene recordar que los catalizadores y los filtros de partículas se desgastan con el tiempo y pierden su capacidad. A veces es necesario sustituirlos, generalmente entre 120.000 y 150.000 kilómetros después. No obstante, estas cifras medias deben relativizarse, ya que dependen enormemente de tu estilo de conducción y de la calidad inicial del equipamiento.

Si su coche no funciona tan bien, si no es tan agradable de conducir, si el motor parece más "vacilante" y si el consumo de combustible aumenta, es hora de llevarlo a revisión. Y a veces, una simple limpieza no es suficiente. Así que no esperes hasta el último momento, o corres el riesgo de dañar otros equipos periféricos de tu coche.

Sustituir un filtro de partículas o un catalizador es una operación cuyo coste puede variar considerablemente. En primer lugar, debes saber que el precio no siempre se corresponde con la calidad... Y, además, a menudo es la mano de obra lo que encarece el coste.

Al fin y al cabo, sustituir este equipo implica levantar el coche, desmontar parte del sistema de escape, engrasarlo, volver a montarlo y luego probarlo. Todo esto requiere tiempo y habilidad. Sin embargo, aunque a veces la factura puede alcanzar las cuatro cifras, es necesario para garantizar que tu coche siga funcionando correctamente durante años.

La última palabra

Cuando un problema se trata a tiempo, siempre es más fácil solucionarlo. Esta verdad general también se aplica a los catalizadores y los filtros de partículas. Si realiza un mantenimiento periódico de sus equipos, puede reducir considerablemente el riesgo de averías, aunque nadie es inmune a los fallos espontáneos.

Pero también en este caso, la mejor manera de prevenir las averías es conducir el coche lo más posible, en trayectos suficientemente largos. Este tratamiento limita el desgaste al eliminar de forma regular y eficaz las partículas finas. De este modo, el motor de su coche saldrá ganando a largo plazo.

Si se mantiene correctamente, un filtro de partículas puede tener una vida útil de más de 200.000 kilómetros. Así que no lo dudes cuando surja la oportunidad: ¡sal a la carretera!

Fuentes de las imágenes:
Karolina Osinska / Autor: grafvision / Número de licencia: ZDTVJKS5W3 - elements.envato.com

Posteado el 31/10/2023 por 2023 0 532

Deje un comentarioDeje una respuesta

Categorías del blog

Últimos comentarios

Busqueda del blog